Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
¡ Alerta !

Estas utilizando un bloqueador de anuncios, para poder ver el contenido de la página. Por favor desinstale el bloqueador de anuncios o deshabilita el bloqueador en nuestro dominio.

Publicidad

Publicidad

La Isla de Kómodo

/
/
/
55194 Views

La Isla de Komodo

 

Conocida por ser el hábitat de los espectaculares y sorprendentes Dragones de Komodo, los mayores lagartos del mundo,esta isla de Indonesia forma parte del Parque Nacional de Komodo.

Junto con otras islas cercanas, pertenece a la provincia de Nusatenggara Oriental, se encuentra entre la isla de Sumbawa al oeste y la de Isla de Flores al este.

Tiene una extensión de 390 km². La isla hace arte del Cinturón de Fuego del Pacífico y es por lo tanto de origen volcánico.

Su punto culminante es el monte Satalibo (Gunung Satalibo), de 735 m de altitud.

 

 

Sus paisajes rocosos, hacen pensar en las postrimerías del mundo, en aquella época de convulsiones naturales, donde los dinosaurios reinaban entre el grueso follaje y los descomunales árboles.

La isla es además un destino popular para los buceadores ya que cuenta con uno de los fondos marinos con mayor biodiversidad, con cerca de mil especies de peces y trescientas variedades de coral.

 

La mayoría de los viajeros que lo visitan suelen alojarse en el cercano  puerto de la isla volcánica de Flores, desde donde parten los barcos para visitar el Parque.

 

 

Viajar a la Isla de Cómodo, es un poco viajar en el tiempo y darle un vistazo a aquellos primeros días en donde la naturaleza se acomodaba a su joven nacimiento, dando la vida a criaturas tan sorprendentes como lo  son, aún hoy en día, los majestuosos Dragones de Komodo

3 Comments

  1. Me parece sorprendente como se ha mantenido en el tiempo este santuario para estas espectaculares criaturas, ojala se mantenga sin la intervención del hombre.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

This div height required for enabling the sticky sidebar

Publicidad